Patologías: DEPRESIÓN Y SOLEDAD EN LOS ADULTOS MAYORES

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?

La depresión es una enfermedad mental, un trastorno del estado de ánimo en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante semanas o durante más tiempo.

La depresión en los adultos mayores es un problema generalizado, pero ¡atención! no es una parte normal del envejecimiento. Con frecuencia, no se reconoce ni recibe tratamiento.

LAS CAUSAS DE LA DEPRESIÓN

En los adultos mayores, los cambios en la vida pueden incrementar el riesgo de depresión o llevar a que la depresión existente empeore. Algunos de estos cambios son:

– Soledad y aislamiento social.

– Mudanza del hogar, como por ejemplo a un centro de la tercera edad.

– Dolor o padecimiento crónico

Hijos que dejan el hogar

Cónyuge y amigos cercanos que mueren

– Pérdida de la independencia (por ejemplo, problemas para cuidarse sin ayuda o movilizarse, o pérdida de los privilegios para conducir)

La depresión también puede estar relacionada con un padecimiento físico, como:

– Trastornos tiroideos

Mal de Parkinson

– Enfermedad del corazón

– Cáncer

– Accidente cerebrovascular

– Demencia (como mal de Alzheimer)

LOS SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN

«Un día me doy cuenta que mi padre o mi madre han disminuido su actividad, o me dicen no cuando les propongo salir de la casa.» La depresión en los adultos mayores puede ser difícil de detectar, ya que los síntomas más comunes pueden ser parte del proceso de envejecimiento o de un padecimiento físico.

Sentirse confundidos u olvidadizos

«¿Qué iba a hacer ahora? No consigo acordarme.»

Sentirse fatigados.

«No tengo ganas de levantarme.» 

– Dejar de hacer cosas y de ver a sus amigos

«No me apatece ver a nadie.»

Tener dificultades para dormir

«Son las dos de la mañana y sigo dando vueltas.»

– No tener ganas de comer

«Pero si no me apetece comer nada.»

Frases que escuchamos en el día a día y que nos pueden alertar de un bajo estado de ánimo de nuestro familiar.

Síntomas de la depresión - Aendyd

¿CÓMO AFECTA LA APARICIÓN DE LA DEPRESIÓN?

El adulto mayor con bajo estado de ánimo o depresión pierde el interés e incluso la ilusión de vivir, sintiéndose incapaz de realizar las actividades que realizaba previamente. Deja de ocuparse de uno mismo. Y en ocasiones tiende a expresarse en forma de queja.

Esta situación no sólo afecta a la persona que padece depresión sino también al entorno familiar y social. Que ven con impotencia como la persona afectada disminuye su contacto social y su participación en el día a día y no encuentran recursos a su alcance para primero entender la situación y segundo acompañar a su ser querido.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA PREVENIR LA DEPRESIÓN?

* Apoyo, compresión y acompañamiento familiar: La familia es un pilar fundamental en cualquier etapa de la vida, buscar encuentro con nuestros seres queridos es una gran ayuda en cada uno de los momentos vitales.

* Mantener las relaciones sociales con personas de su edad: la etapa adulta se convierte para muchas personas en un viaje en el cual sienten que caminan solos.

Está demostrado que relacionarse con otras personas de la misma edad o momento vital es altamente beneficioso para la salud emocional. Es importante como familiar ayudar a incentivar estos espacios, haciendo que la persona tenga compañía y mantenga un estímulo en sus emociones.

* Realizar actividades lúdicas y trabajo en habilidades. Para evitar o combatir algunos síntomas de depresión, es recomendable la participación en actividades de ocio.

* Mantenerse activo físicamente: la actividad física es por excelencia una de las actividades que mejora el estado de ánimo de las personas y su bienestar. Realizar actividad física de forma diaria, no solo mejora las condiciones emocionales sino también sus condiciones cardiovasculares.

¡ESCRÍBENOS!

Te ayudamos a conocer

recursos y actividades

para afrontar

esta nueva situación.

Por favor marca la casilla

8 + 12 =

Llámanos

(34) 692 65 02 11

Envíanos un mensaje

Mándanos un WhatsApp

(34) 692 65 02 11

Síguenos